cerrar
d_todosIguales

Internet garantiza la igualdad de acceso a los contenidos, pero ¿qué pasa cuando esto no se da?. Descúbralo a continuación.

1¿Qué es la neutralidad en la red?
Es un principio básico de internet que busca garantizar el acceso por igual a los contenidos. Trata de evitar que a cambio de dinero se privilegie la transmisión de unos contenidos por encima de otros, aunque es un tema muy amplio y reciente sometido a una profunda discusión.

Lo que viaja a través de internet son paquetes de datos: desde un video muy pesado hasta un mensaje de texto, los equipos tecnológicos no diferencian. Lo único que cambia es la cantidad de paquetes de datos que se deben transmitir, por eso, no se debe privilegiar una búsqueda de Google sobre una de Yahoo.

Pero con la explosión de contenidos y formatos (al ver un video se transmiten muchos más datos que al abrir un blog de solo texto), la infraestructura se congestiona. Es entonces como la neutralidad se refiere a que no debe haber carriles rápidos para evitar esta congestión, a fin de impedir que se compren esos carriles, pues internet se concibe como un bien público al que todos deben tener acceso igualitario.

2¿Quiénes la regulan?
Es regulada por organismos públicos: en Estados Unidos, la Federal Communications Commission (FCC); en México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y en Colombia, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC).

3¿Cómo es la regulación en Colombia?
La Resolución 3502 de 2011 de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) establece las condiciones regulatorias de la neutralidad en internet. Según sus principios de libre elección, no discriminación, transparencia e información, “en todo momento, los proveedores de redes y servicios de telecomunicaciones que prestan el servicio de acceso a internet brindarán un trato igualitario a los contenidos, aplicaciones y servicios, sin ningún tipo de discriminación arbitraria, en especial en razón al origen o propiedad de los mismos”. Sin embargo, establece también que “los proveedores de redes y servicios de telecomunicaciones que presten el servicio de acceso a internet podrán hacer ofertas según las necesidades de los segmentos de mercado o de sus usuarios de acuerdo con sus perfiles de uso y consumo, lo cual no se entenderá como discriminación”.

4¿Es vulnerado este principio?
Empresas de Estados Unidos como T-Mobile ofrecen un plan denominado Binge On, que les permite a sus usuarios consumir ilimitadamente contenidos de varios aliados como Netflix, HBO Go y ESPN y otros. Una práctica también realizada en Colombia por los operadores de telefonía móvil que ofrecen acceso a aplicaciones fuera de los datos del plan.

Netflix, Amazon, eBay, Google, Facebook, Microsoft y Twitter se han mostrado a favor de la neutralidad como una manera de estimular la innovación y no perjudicar el servicio de internet de los usuarios.

Según el periodista Mateo Santos, en la revista Enter.co, “la discusión sobre la neutralidad de la red siempre estuvo enmarcada bajo el ‘carril rápido’ o el miedo de que los operadores les dieran prioridad a diferentes servicios. Pero pocos nos imaginamos que la neutralidad fuera a caer por una pequeña maña: el ‘zero rating’. Esta práctica lo que hace es efectivamente regalar servicios, mas no darles una velocidad privilegiada a otros”. Es decir, permite que los operadores realicen ofertas según las necesidades del mercado o del usuario, orientando el uso de aplicaciones, motores de búsqueda, redes sociales o correos electrónicos. Estas prácticas son prohibidas en países como Holanda y Chile.

5¿Cuál es la posición de los proveedores de telecomunicaciones?
Su mirada frente a la neutralidad es diferente, pues consideran que el contenido debe ser clasificado y catalogado según las exigencias de los usuarios de ancho de banda. Empresas como Verizon, Comcast y AT&T opinan que un mail no es igual a una película, por tanto deben ampliar su infraestructura a costa de que todos los usuarios asuman dichos costos, así no utilicen servicios de banda pesada como video bajo demanda o streaming.

Para estos proveedores, el contenido debe cobrarse de manera individual, según las necesidades de los clientes, con diferentes modelos de negocio, para tomar ventajas competitivas en el mercado.


Prácticas que hacen que la red no sea neutral

Así como se programa un servicio de un usuario para tener una velocidad de descarga determinada o una cantidad de datos al mes, también se puede programar que los paquetes de datos de ciertos proveedores de contenido tengan velocidades mayores. El proveedor de internet, mediante acuerdos comerciales, de propiedad o de otro tipo, cobra una tarifa a las empresas web para priorizar y agilizar el acceso a sus servicios y contenidos.

Según la organización global Internet Society prácticas como estas afectan la neutralidad de internet:

  • Bloqueo y filtrado. A los usuarios finales se les niega el acceso a ciertos contenidos por control reglamentario u objetivos de negocio.
  • Vías rápidas de internet. Se da tratamiento preferencial de red a ciertos flujos de datos. Por ejemplo, contenidos específicos de video.
  • Estrangulamiento o throttling. Se reducen las tasas de transferencia del contenido para limitar específicamente las velocidades de carga o descarga de datos.
  • Zero rating. Ciertos contenidos de internet se entregan al usuario final a un costo considerablemente reducido o gratuito.
  • Competencia de mercado. Las opciones de acceso a internet son limitadas, por lo cual los usuarios son más vulnerables a ver restringido su acceso al contenido disponible o a experimentar un desempeño más pobre de la red.

Si un usuario accede más rápido a un buscador que a otro porque su proveedor de internet tiene un acuerdo previo con él, no se estaría aplicando la neutralidad de la red. Según los defensores de este concepto, de esta manera se desestimulan la competencia, la innovación, la generación de nuevas empresas y el desarrollo económico.

Etiquetas : ConsumidorInternetNeutralidad en internetNeutralidad en la redTendencias
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario