cerrar
medicinaFuncional

La medicina funcional trabaja con la individualidad bioquímica y genética de cada paciente. La médica Pilar Restrepo explica sus principios.

¿Qué es?

La funcional es un tipo de medicina en la que se evalúan todos los factores que pueden afectar la salud de un paciente para descubrir y tratar las causas (disfunciones) de sus enfermedades. Se analizan sus hábitos alimentarios, antecedentes familiares, factores emocionales, exposición al entorno y síntomas, entre otros aspectos, que entregan una visión de su individualidad bioquímica y genética y que permiten diseñar un tratamiento personalizado.

Sus principios

La medicina funcional trabaja revisando de manera detallada los siguientes aspectos de un paciente:

GastrointestinalGastrointestinal
InmunológicoInmunológico
CardiovascularCardiovascular
TóxicoTóxico
HormonalHormonal
EnergíaEnergía

Los integra para hacer una revisión completa del ser, eje de este enfoque médico.

Así es una cita

1El médico averigua la razón de la consulta.

2Construye una línea de tiempo desde el momento en que apareció el síntoma hasta la actualidad.

3Averigua los antecedentes del paciente: problemas en el parto, enfermedades en la niñez, en su juventud, enfermedades familiares, etcétera.

4Realiza un cuestionario de síntomas médicos que incluye una revisión de todos los sistemas.

5Evalúa el estilo de vida de la persona.

Con las conclusiones sobre estilo de vida y el puntaje que arroja el cuestionario de síntomas se hace un primer diagnóstico y se formulan exámenes.

¿Cómo se avala un médico funcional?

Para optar al título de médico funcional, los profesionales médicos deben hacer siete módulos donde se estudian los principios de esta práctica en el Institute for Functional Medicine fundado en 1991 por los médicos estadounidenses Susan y Jeffrey Bland. En la sección Find a Practitioner del sitio web de la organización se puede confirmar si un médico tiene este título o está estudiando para conseguirlo.

Exámenes y medicamentos

Para detectar las disfunciones, este tipo de medicina recurre a exámenes de laboratorio convencionales y especializados, y a pruebas funcionales como la de ácidos orgánicos para estudiar cómo trabaja la mitocondria, la parte de la célula encargada de producir energía.

Respecto a los medicamentos, Pilar indica que de ser necesarios se recetan los de la medicina tradicional, pero el objetivo es no tener que usarlos, mejorando la alimentación y los hábitos de vida del paciente.

Preventiva y complementaria, no curativa

“La medicina funcional debe educar al paciente, pues finalmente es él quien dirige su tratamiento, por lo tanto se requiere un gran compromiso”.

Pilar Restrepo, médica funcional y acupunturista.

Más que curar, su idea consiste en devolver al paciente a su estado de bienestar total. Por lo tanto, si la persona no está enferma, también puede consultar para detectar disfunciones, tratarlas y volver a estar vital. Así mismo, este tipo de medicina no reemplaza tratamientos tradicionales, pero sí puede complementarlos.

¿Trata cualquier tipo de dolencia o enfermedad?

La medicina tradicional es muy efectiva atacando problemas agudos como los accidentes; en cambio la funcional se enfoca en las enfermedades crónicas, que son aquellas que no ponen en riesgo la vida del paciente de inmediato, pero afectan muchísimo su calidad de vida y con los años lo llevan a la muerte. Problemas crónicos son los que duran más de tres meses. Si un paciente tiene una enfermedad, como cáncer, la medicina funcional podría servir como soporte de su tratamiento principal, ayudando a fortalecer su sistema inmunológico.

¿Es más costosa que la medicina tradicional?

iconoManzana

No, pero el paciente debe asumir todos los costos. A largo plazo los tratamientos pueden ser muy económicos, pues llevan a que los pacientes mejoren sus hábitos y eliminen los medicamentos. Siempre será más barato comer de manera saludable, descansar bien y hacer ejercicio que comprar fármacos para regular los sistemas que intervienen en estos procesos.

Fundamentos científicos

La medicina funcional, como la tradicional, se basa en estudios científicos, la diferencia es que los suyos no están tan difundidos. Frente a esto la doctora Pilar da un ejemplo: el cáncer es una enfermedad que normalmente se trata con quimioterapéuticos, en cambio la medicina funcional propone aprovechar las propiedades anticancerígenas de las crucíferas (coles, rúgula, repollo, coliflor, nabos, etc.) para prevenirlo.

También puede interesarle: Siete sesgos cognitivos que influyen en la toma de decisiones

Etiquetas : Institute for Functional Medicinemedicina funcionalmedicina preventiva
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario