cerrar
derechoalOlvido0

La posibilidad de borrar de internet la información que afecta el buen nombre es cada vez más real. Si el sitio web no accede a quitar la información, se debe seguir un proceso jurídico para lograr la eliminación.

Un tema no tan nuevo
El abogado español Mario Costeja González fue embargado en 1998 por deudas con la Seguridad Social, y por ello se subastaron unos inmuebles de su propiedad. Esta información se divulgó por el diario La Vanguardia. Años después, una búsqueda en Google permitía acceder a la noticia.

El abogado reclamó que esa información, que afectaba su buen nombre, debía desaparecer de la red. El medio informativo alegó que si le obligaban a quitar esa información, coartaban su libertad de expresión. Google argumentó que el hecho era cierto y que se trataba de una noticia indexada del medio. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea falló en 2014 a favor de Costeja porque la información lastimaba sus derechos a la intimidad, la privacidad y la protección de datos personales.

Un hecho colombiano
Un periódico colombiano publicó el 29 de agosto de 2000 una noticia titulada “Empresa de trata de blancas”. Daba cuenta de la captura en Cali de 16 personas vinculadas a varios delitos. El caso prescribió en 2008, y en 2013 aún se podía encontrar la publicación en internet con los nombres propios. Una mujer implicada en el hecho reclamó que se debía eliminar la información porque dañaba su buen nombre y no tenía, trece años después, ninguna investigación o acusación por ese suceso. El caso llegó hasta la Corte Constitucional, la cual ordenó la supresión de la información y sustentó su decisión en el equilibrio entre la honra y el buen nombre con la libertad de expresión y el acceso de la información en internet.

Definición
En el mundo académico y legal no existe una definición única para el derecho al olvido, una ampliación del concepto de habeas data que vela por protección del buen nombre. Óscar Raúl Puccinelli, docente e investigador argentino, lo define como “un instrumento del derecho a la protección de datos que tiende, en determinadas circunstancias, a permitir que informaciones personales que pueden afectar desproporcionadamente puedan ser borradas, suprimidas o canceladas”.

La Ley 1581 de 2012 defiende el derecho a conocer, actualizar y rectificar las informaciones de bases de datos o archivos.

Su alcance
El derecho al olvido protege a los individuos en casos de información veraz, ya obsoleta y que puede afectar el buen nombre. En caso de ser falsa, se apela el derecho a la rectificación de información. En ambos procedimientos es posible exigir que lo difundido desaparezca de los buscadores y no continúe afectando el buen nombre.

¿Qué busca?
Eliminar informaciones o noticias de buscadores de internet sobre hechos que a pesar de que pudieron haber ocurrido incluso varios años atrás, motivan que las personas queden expuestas al escarnio público. Aun siendo obsoleta, la divulgación de esa información puede vulnerar la estabilidad emocional, física o económica de la persona implicada.

Primer acercamiento
Investigadores como el argentino Óscar Raúl Puccinelli y el colombiano Nelson Remolina Angarita consideran a Colombia un pionero en la reflexión sobre el derecho al olvido, ya que en 1992 en el país se dictó la Sentencia T-414, en la que se planteó que “los datos tienen por su naturaleza misma una vigencia limitada en el tiempo… Las sanciones o informaciones negativas acerca de una persona no tienen vocación de perennidad y, en consecuencia, después de algún tiempo tales personas son titulares de un verdadero derecho al olvido”. La sentencia fue motivada por una acción de tutela interpuesta en 1991 por el arquitecto Francisco Gabriel Argüeles Norambuena, quien aparecía como deudor moroso del Banco de Bogotá en la Central de Información de la Asociación Bancaria de Colombia, y ya habían pasado cuatro años de ejecutoriada la sentencia que había declarado extinguida su obligación.

En la Constitución
El artículo 15 de la Constitución Política de Colombia es el soporte del derecho al olvido y, además, del habeas data. “Todas las personas tienen derecho a su intimidad personal y familiar y a su buen nombre, y el Estado debe respetarlos y hacerlos respetar. De igual modo, tienen derecho a conocer, actualizar y rectificar las informaciones que se hayan recogido sobre ellas en los bancos de datos y en archivos de entidades públicas y privadas…”.

Intimidad vs. Libertad de expresión
Para Nelson Remolina Angarita, docente de la Universidad de los Andes e investigador en derecho privado, la dignidad humana es el fundamento del derecho al olvido y este se complementa con la libertad de expresión, sin embargo, algunos sectores como agremiaciones y asociaciones periodísticas defienden otra posición. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha expuesto que con la excusa de ampliar la protección del habeas data se afecta la difusión informativa de interés en buscadores de internet y redes sociales, y que al no haber una definición única de derecho al olvido, se han producido fallos judiciales, leyes y proyectos legislativos que privilegian el interés particular sobre el derecho colectivo a informarse y preservar la memoria.

Javier Darío Restrepo, director del Consultorio Ético de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano, expone que “el derecho a la intimidad, que protege la voluntad de mantener fuera de lo público algo personal, es el que las personas alegan y están en su derecho. La libertad de prensa no es un derecho absoluto, tiene las limitaciones del derecho de los demás”.

La discusión hoy
El estado actual del derecho al olvido, tanto en sus avances como en su conocimiento, tiene este panorama actual:

  • Aun con el aumento de legislación, es todavía incipiente su interpretación en muchos países.
  • Académicos e investigadores de varios países han analizado el tema y han generado más conocimiento con sus publicaciones.
  • Es más probable que se haga efectivo en publicaciones institucionales o en medios informativos, que en redes sociales personales.
  • Las asociaciones y agremiaciones periodísticas ven en el derecho al olvido el paso inicial para vetar contenidos.
El abogado Óscar Raúl Puccinelli explica qué es el derecho al olvido:

Etiquetas : Buen nombreDerechoDerecho al olvidoProtección de datosTendencias
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario