cerrar
d_portafolio02

Un cliente compra una botella de licor con tranquilidad porque reconoce en la etiqueta que es de la empresa licorera. ¿Y a esa empresa quién o qué le da la tranquilidad de que sus etiquetas están hechas con los más altos estándares de seguridad?

Falsificaciones, fraudes, imitaciones, fugas de información, pérdidas de unidades, errores, son muchos los riesgos que tiene un documento sino se certifica su originalidad. Compañías de todos los sectores gastan hoy miles de millones de pesos desarrollando productos, y deben transmitir a sus clientes la certeza de que el artículo por el que pagan es auténtico. Se da con licores, medicamentos, prendas, y lo mismo puede suceder con documentos igual de sensibles, desde billetes, o documentos de identidad públicos y privados, hasta juegos de azar y títulos valores. Todos cuentan con elementos de seguridad que buscan garantizar la legalidad y fiabilidad de los mismos.

Por eso, las empresas recurren a sellos, hologramas, papeles con marcas de seguridad o códigos especializados en productos y documentos. Esto obliga a los impresores de seguridad a investigar estándares más altos para ir más adelante que los delincuentes, con procesos y medidas que reduzcan la vulnerabilidad y mejoren la seguridad. Se trata de tecnología en los materiales, pero también de procesos que disminuyan el riesgo.

La pregunta es: así como la persona que recibe el cheque tiene la tranquilidad, una vez revisado a la luz de ciertos dispositivos, de que es un documento real entregado por un banco, ¿quién le da la tranquilidad al banco de que ese cheque ha sido producido con la tecnología y en un proceso blindado contra su mal uso?

Hay una asociación internacional que está en capacidad de certificar quién cumple las condiciones más estrictas. La Federación Europea de la Impresión y la Comunicación Digital –Intergraf– es la máxima autoridad entre las compañías de impresión de seguridad. Y trabaja en asocio con la Organización Internacional de Estandarización –ISO– para certificar a la industria quiénes son los productores que ofrecen los más altos niveles de calidad en seguridad en el mundo.

Todo sobre la norma ISO 14298
Desde el 2001, Intergraf buscó crear unidad entre los negocios del gremio, por medio de un estándar internacional generalizado que se enfocara más en el proceso de seguridad interna que en el producto terminado. De allí surgió, en 2003, la norma CWA que atendía en cierta medida esa necesidad. Diez años después, en 2013, Intergraf crea junto con ISO la norma 14298, enfocada al manejo de las amenazas y los riesgos en el interior de las compañías impresoras de documentos de seguridad. Con ella, la asociación quiere “mejorar la seguridad de la industria en la lucha contra el fraude y la falsificación, reducir las barreras internacionales alentando las mismas prácticas en todo el mundo y satisfacer la necesidad de los clientes en seguridad”.

En la actualidad, el cumplimiento de la norma CWA 153754 no se considera suficiente, pues la ISO 14298 es más exigente y por tanto da mayor tranquilidad a los sectores industrial y de servicios al elegir a sus proveedores de impresión de seguridad.

Sobre los riesgos

Los factores que podrían incidir en el proceso de la impresión de seguridad son múltiples. La norma aborda 12 amenazas que son ineludibles por las empresas. Abarca desde la materia prima y los proveedores, pasando por toda la cadena productiva, hasta el producto terminado, garantizando que no hay pérdidas de materiales ni fuga de información. Manuel Del Corral, Vicepresidente de Cadena de Suministro, explica que la norma “tiene controles sobre la información, sobre los recursos físicos, la seguridad física de la planta, procesos de ingreso y salida de las personas (requisas, cámaras), selección del personal, despachos, devoluciones de productos, entre otras cosas”.

En Colombia: el reto no es bajar costos sino aumentar la seguridad
Manuel del Corral explica que, a pesar de la importancia que reviste para sectores como el de juegos de azar, financiero o farmacéutico, la norma no es suficientemente conocida en Colombia, ni por los proveedores ni por los clientes. Estos últimos en muchas ocasiones sacrifican características técnicas contratando compañías que no tienen certificaciones o experiencia en este tipo de procesos, por la necesidad de disminuir los precios de los productos de seguridad, no ven el espectro completo de los riesgos en sus documentos y, por reducir costos, afectan la organización. La clave, recomienda Del Corral, está en realizar un análisis conjunto entre las áreas de riesgos y de compras de las compañías para conciliar de una forma medida y planeada el nivel de riesgo que puede correr la organización y de esta manera llegar a una negociación con los proveedores.

Una certificación hace la diferencia
Cadena es el mayor impresor de documentos de seguridad en el país. Y consciente de la importancia para sus clientes, por iniciativa propia decidió certificarse en la norma ISO 14298. El proceso, iniciado en 2014 y concluido en 2015, implicó el ajuste y refinamiento de procesos en la planta especializada en protección contra el fraude, situada en Cali, para que cumpliera con los requerimientos y condiciones y pudiera superar la auditoría realizada por Intergraf. Hoy, los clientes de Cadena en la UEN de Protección contra el Fraude tienen la confianza de que además de todas las características físicas, sus documentos han sido fabricados en un proceso que solamente 52 compañías en el mundo (2 en América) cumplen.

Una certificación hace la diferencia

  1. Envío de aplicación a Intergraf y revisión de la empresa
  2. Manual de requerimientos para la certificación
  3. Preparación de la empresa
  4. Auditoría por entidad acreditada para la certificación
  5. Emisión de resultados de la auditoría
  6. Certificación.

Impresores certificados en la norma ISO 14298 por país

Etiquetas : CadenaEtiquetas segurasImpresión seguraISO 14298Planta CadenaPortafolio
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario