cerrar
Negocios

El intraemprendimiento: motor de innovación para las compañías

d_intraemprendimiento
Crear entornos para la innovación y apoyar las nuevas ideas de los empleados, es uno de los caminos que tienen las compañías para explorar diferentes facetas de crecimiento y desarrollo.

Reinventarse, hallar nuevas rutas de crecimiento, diversificar el portafolio de productos y servicios, abrir líneas de negocio nuevas, aprovechar materiales que se subutilizan, todas son características del intraemprendimiento, una práctica que se extiende en el ecosistema empresarial colombiano.

En el pasado, generar proyectos de emprendimiento dentro de las empresas era una actividad que se daba ocasionalmente, fruto de la curiosidad de algún integrante por solucionar algún problema que se presentaba en sus tareas diarias. En ocasiones, esta búsqueda terminaba en la renuncia para adelantar el proyecto con carácter personal.

La ley 1739 determina que las compañías que inviertan en investigación, desarrollo tecnológico o innovación pueden deducir de su renta el 175% del valor invertido.

Hoy, muchas compañías han entendido que en la innovación se encuentra la veta para crecer, y una buena manera consiste en crear los entornos propicios para que las grandes ideas que se convierten en proyectos rentables y sostenibles se cocinen y desarrollen in house, por eso es clave detectar esas personas talentosas en el momento justo para retenerlas y darles el manejo adecuado, con el fin de que exploren sus cualidades en proyectos renovadores, bien sea nuevas unidades de negocio, una startup o un spin off, cuando se combinan la empresa y la academia.

Para favorecer estos procesos, es clave disponer de algunos elementos dentro de la empresa y crear una atmósfera que facilite las condiciones para el emprendimiento corporativo:

  • Sitio especial: tener un lugar específico para el equipo emprendedor le dará condiciones propicias para el trabajo creativo
  • Autonomía: el manejo del tiempo y de ciertos recursos es fundamental para proponer proyectos innovadores.
  • Patrocinador: es clave tener de su lado a uno o varios directivos o miembros de la alta gerencia que confíen en las ventajas del intraemprendimiento.
  • Recompensa: además de la que genera aportar al crecimiento de la organización, la compensación económica también reconoce a los innovadores.
  • Propiedad: darles el control del proyecto a los emprendedores es esencial para generar en ellos liderazgo y sentido de pertenencia.

El emprendimiento en Colombia

Los indicadores de emprendimiento muestran que el país está en los primeros lugares entre 54 naciones que estudia el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), gracias a iniciativas públicas y privadas, y planes de acción que se han multiplicado en los últimos años en gran parte del territorio nacional.

Se calcula que las Redes Regionales de Emprendimiento suman más de 450 instituciones de apoyo entre entes del gobierno y entidades de soporte, como incubadoras, fundaciones, entre otras.

Según cifras del Sena, durante este gobierno, el Fondo Emprender ha entregado recursos aproximados por $233 mil millones, que significan alrededor de 3 mil  empresas nuevas. En el primer cuatrimestre de 2016, el mismo fondo abrió una convocatoria con un presupuesto de $15 mil millones para apoyar unidades de negocio en todos los sectores.

En lo que respecta al emprendimiento corporativo, la inventiva de los colombianos cada vez recibe mayores estímulos de parte de las compañías en las que trabajan, así como de políticas de país como las que tienen Colciencias
e
iNNpulsa, con su programa Mega E, que motivan a las empresas interesadas en desarrollar su faceta de ciencia, tecnología e innovación. Asimismo, la Andi cuenta con un modelo para apostar en las empresas, que es el intraemprendimiento, enfocado en que la innovación se dé de manera planeada y no sea fruto del azar.

Beneficios de apoyar el emprendimiento dentro de las compañías

David Zapata Sanclemente realizó hace un par de años su práctica en el área de Diseño de concepto en Haceb y tuvo la iniciativa de unirse a un compañero para participar en el concurso “¿Quién se le mide?”, de la Gobernación de Antioquia. El reto era crear un equipo portátil para garantizar la cadena de frío para las vacunas que se llevan a comunidades indígenas que habitan en zonas rurales de 31 municipios del departamento.

David encontró en la empresa un entorno propicio para desarrollar el intraemprendimiento y gracias al respaldo y la apuesta por la innovación abierta que se pone en práctica en Haceb, tuvo el soporte para llevar a cabo el proyecto,  que resultó premiado en el concurso.

Como este existen otros ejemplos, ya que cada vez más empresas confían en las ventajas que tiene apoyar y promover a los intraemprendedores, mantener en el equipo de trabajo a personas con ideas innovadoras que se pueden convertir en proyectos que ayuden a crecer las organizaciones.

Google permite a sus empleados dedicar el 20% de su tiempo a pensar y proyectar opciones de negocio, un método que le ha posibilitado al gigante tecnológico llegar al 50% de sus innovaciones.

Bajo cualquier análisis, el intraemprendimiento representa un modelo gana tanto para los empleados, que cumplen un sueño de realizar sus proyectos sin tener que abandonar la empresa con un menor riesgo económico, como para las companñías, que incorporan los modelos innovadores como una vía segura de crecimiento y sostenibilidad.

Innovación, la ruta que deben seguir los países
Si bien el panorama emprendedor en el país es importante aún falta crecer es la innovación. Según información de GEM, las economías impulsadas por la innovación presentan el nivel más alto de internacionalización en promedio 20%, frente a 6% las impulsadas por otros factores y 13% las impulsadas por la eficiencia.

En un informe de Misión Pyme se muestra que Colombia, sin ser líder en la materia, genera ideas que dan resultados concretos y dan pistas para concluir que se puede mejorar su desempeño en el futuro. El país quedó en el puesto 67 en el Índice Global de Innovación 2015 entre 141 países y es el sexto en América Latina.

Parte de esta realidad se encuentra en el impulso que llega desde fuentes del gobierno y de legislaciones específicas que favorecen la innovación. Por ejemplo, el Conpes aprobó en 2015 condiciones para que se hagan deducciones impositivas a las compañías que inviertan en innovación, mientras que para el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018, la meta es duplicar la inversión en ciencia, tecnología e innovación, del 0,5% al 1% del PIB.

  • La Organización Corona, en varias de sus empresas, pone en práctica la innovación como medio para el crecimiento. El vicepresidente de Insumos y Materiales de Construcción y gerente de Sumicol, Jaime Alberto Ángel, confirma que 1% de las ventas del grupo se invierten en innovar y en algunas empresas del grupo el indicador es de 3,5%.
  • Un caso destacado es el de Nexentia, una firma creada bajo la metodología spin off entre Sumicol y el Grupo Coloides, de la Universidad de Antioquia, para producir y comercializar nanotecnología y microencapsulación a partir de minerales no metálicos. Hoy, Nexentia ofrece al público tres productos: Simplea (carbonato de calcio microencapsulado para atender de ciencias de calcio en humanos), Clean beads (mascarillas de barro, microesferas de caolín y microesferas cerámicas para el sector cosmético) y E caps (carbonato de calcio microencapsulado para atender de ciencias de calcio en equinos).
  • iNNpulsa, por medio del reto “empresas creando empresas”, eligió las 12 empresas MegaEmprendedoras de Colombia por su liderazgo en el desarrollo de emprendimiento corporativo. Las compañías pioneras en este reconocimiento son:
Etiquetas : Casos de éxitoEmprendimientoEstrategiaInnovaciónintraemprendimiento
Cadena

El autor Cadena

1 comentario

Escribe un comentario