cerrar
staff48_error_clave_d

Tres casos empresariales memorables demuestran que los empresarios con visión hacen del fracaso una fuente de aprendizaje. Reconocer las fallas es el primer paso para procesarlas, innovar y capitalizarlas en mejores resultados.

KODAK

Su error: inventó la cámara digital, pero no la consideró estratégica

Su lección: la historia es relevante, pero no puede determinar una apuesta de futuro, vale la pena ensayar.

La reflexión de su gente

“Lo ocurrido con la cámara digital Kodak, puede ser doloroso, pero es que es parte de nuestro legado. No cometeremos ese error de nuevo. Nuestra nueva filosofía es cambiar, intentar y fallar rápido, en lugar de fallar durante décadas”.
Jeff Clarke, CEO Kodak

La historia

Su negocio de rollos de fotografía alcanzó un mercado de 30.000 millones de dólares y fue una de las compañías más importantes del mundo. Sin embargo, en la década de 1970, uno de sus empleados, Steven Sasson, inventó, la cámara digital, la cual Kodak patentó, pero no le dio suficiente relevancia, al considerar que nadie preferiría ver sus fotos en una pantalla para dejarlas de imprimir, un desacierto que la llevó a la banca rota en 2012, después de 101 años de historia, ante la invasión de las fotografías digitales en todo lo que nos rodea, la publicidad, las redes sociales, el internet y los teléfonos móviles.

Jeff Clarke, que asumió las riendas de Kodak en 2014 con el reto de sacarla de la Ley de quiebras, focalizó el negocio en la imageneología. Mantuvo la cinematografía, sigue apostándole a la impresión con una visión de tecnología e innovación (su división más grande con ingresos por USD 236 millones en el segundo trimestre de 2017), a los sistemas de inyección de tinta, el embalaje flexográfico, software y soluciones y productos de consumo.

La Historia de Kodak en las palabras de su CEO

En el segundo trimestre de 2017, Kodak ganó USD 4 millones.

CONCORDE

Su error: creó el avión más rápido del mundo, pero resultó ser contaminante y ruidoso

Su lección: pensó que la había sacado del estadio, pero le faltó probar su invento

La reflexión de la gente:

“Desarrollar, construir y probar en vuelo un avión X supersónico silencioso es el siguiente paso lógico en nuestro camino para permitir la decisión de la industria de abrir viajes supersónicos para el público que vuela”, dijo Jaiwon Shin, administrador asociado de la NASA Aeronautics Research Mission, al responder sobre las inquietudes de la prensa frente al nuevo prototipo en relación con el viejo Concorde.

La historia

El arte de fallar consiste en equivocarse lo más rápido, seguido y barato posible, para aprender de manera rápida, eficiente y efectiva. Desarrollar prototipos, probarlos, indagar en el mercado y hacer correctivos, son prácticas que facilitan este arte.

El avión supersónico, que podía llegar a los destinos en la mitad del tiempo que un avión comercial, fue anunciado como el jet del futuro con la promesa de que atravesaba el Océano Atlántico en menos de tres horas. Veinte aviones de ese tipo fueron operados por Air France y British Airways durante algunos años, sin embargo, el avión fue retirado del mercado porque consumía combustible de manera excesiva y resultó ser muy contaminante. La decisión, aunque tardó en ser tomada por las empresas constructoras, la británica British Aircraft Corporation, y la francesa, Aérospatiale, fue motivada luego de que una de las aeronaves se estrelló en fallido despegue en Francia y dejó113 muertos.

La Nasa, con el apoyo del presidente Dunald Trump, ha capitalizado esta historia y recientemente anunció que tiene en pruebas el QueSST, un nuevo avión supersónico que ha sido apodado “el nuevo Concorde”, en el que ha invertido 390 millones de dólares, que promete una reducción en la contaminación acústica y el consumo de combustible.

Conozca los anuncios de la Nasa sobre el nuevo avión supersónico

GOOGLE

Su error: generó demasiada expectativa con las gafas de realidad aumentada que no fueron aceptadas por el consumidor.

Su lección: antes de crear una gran expectativa, hay que testear al mercado.

La reflexión de la gente:

“Este es el ejemplo perfecto de cómo el diseño de Google y la filosofía del producto pueden fallar. Creo que fue un paso en falso para la compañía, creo que debió haberlo desarrollado internamente”, Ben Johnson, gerente de activación de soluciones de Google.

La historia

Después de lanzar sus gafas inteligentes o de realidad aumentada “Google Glass”, en 2012, Google las retiró del mercado en 2015 ante la falta de aceptación del público que no entendió para qué podía usarlas, consideró costoso y sintió vulneradas su privacidad y seguridad con el dispositivo.

Sin embargo, se tardó dos años más para capitalizar las opiniones de quienes las usaron y sacó una nueva versión, “Google Glass Enterprise Edition”, para el segmento empresarial con la promesa de que podría ayudar a las personas a hacer mejor su trabajo sin la necesidad de robótica y softwares pesados en labores que requieren automatización. Las nuevas gafas tienen una batería de mayor alcance que permite una retransmisión de dos horas de streaming, mayor capacidad de almacenamiento, un procesador Intel de gama alta y una luz LED que se ilumina cuando la cámara está en funcionamiento para alertar tanto al usuario como a las personas que están frente a él, y tiene una versión para consumidores individuales. La versión empresarial tiene una licencia de por vida y un paquete de aplicaciones para cinco usuarios de una misma compañía.

Haz clic para conocer los casos de éxito de compañías que usan Google Glass

Etiquetas : concordedesarollos empresarialesErrore empresarialesgooglekodakprototipos
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario