cerrar
d_brechaSalarial
El debate sobre cuál es la diferencia salarial justa cada vez toma más fuerza. Descubra por qué y comience a reportar la información que tenga al respecto.

Según cálculos de la firma de investigaciones económicas Glasdoor, en Estados Unidos un CEO puede ganar más de 200 veces lo que gana el promedio de los trabajadores. Por otra parte, según la OCDE, en los países miembros de la organización los hombres ganan en promedio 15% más que las mujeres en un mismo rol. En Colombia los datos son muy limitados. La Federación Colombiana de Gestión Humana calcula que la diferencia promedio entre todos los trabajadores y un alto ejecutivo es de 20 veces, aunque experiencias muestran que puede ser de más de 50 veces. Por diferentes razones de oferta y demanda, de exposición al riesgo, de experiencia, y nivel de estudio entre otros, muchas veces estos temas no se debaten, o estas diferencias parecen normales.

Ante la pregunta ¿qué nivel de diferencia salarial consideramos justo?, algunos podrán responder que lo que el mercado determine es aceptable. Sin embargo, se trata de un debate de interés que ha sido abordado desde un punto de vista moral por autores como Michael Sandel en el libro What money can´t buy: The moral limits of markets, y que cobra cada vez más relevancia desde un punto de vista práctico y de productividad. ¿Qué cantidad consideraría justa usted? No es fácil, porque además de todo, disponemos de poca información.

De todo esto se desprende otra pregunta: ¿deberían las empresas reportar este tipo de información? No existe consenso, pero la legislación en algunos países apunta en esta dirección, e índices como el DJSI ya lo exigen en sus cuestionarios. Por esto, es de esperar que en algunos años sea obligatorio. Este ejercicio de transparencia se explica por la comprensión de las empresas de que su éxito a largo plazo depende de lo que ocurre en su interior, y de cómo esto se conecta con su entorno.

En Colombia un alto directivo puede ganarse hasta 50 veces más que el salario promedio de sus trabajadores. Esta brecha es un tema a resolver en asuntos de sostenibilidad.

En Colombia, una barrera importante para el desarrollo es la marcada inequidad, una de las más altas del mundo medida con el coeficiente Gini. Esta inequidad genera no solo preocupantes consecuencias para el bienestar y desarrollo de las personas con menos recursos, sino además efectos negativos directos en nuestra productividad y viabilidad como sociedad. Algunas investigaciones han demostrado una relación directa entre las diferencias salariales en las empresas y la inequidad en el país. Reportar entonces la información de las diferencias salariales y comprometerse con acciones para actuar ante ellas, serán posiblemente temas que vayan cobrando importancia en la agenda de las empresas, de cara a los retos que vive nuestro país.

Por: Pablo E. Fergusson
Experto en Sostenibilidad conTREEbute

Etiquetas : ColumnaContreebuteDebateDiferencias salarialesEmpresasExpertosOpinión
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario