cerrar
d_fitFinanciero

Así como hay interés en mantener el cuerpo y la mente sanos, también hay que prestarle atención a las finanzas, tanto a las del negocio como a las personales. Algunos consejos para aplicar con estas últimas.

Cuando se habla del manejo de finanzas personales, es común que altos ejecutivos no conozcan muy bien cómo hacerlo, lo cual, probablemente, se puedan reprochar al momento del retiro.

Quienes inician en el tema, suelen ahorrar un porcentaje del ingreso mensual, pero ¿funciona en todos los casos?, ¿se ahorra lo mismo?, ¿en los mismos activos?, ¿cómo cambia el endeudamiento?

De acuerdo con Rafael Ignacio Jaramillo Gómez, financial planner, el plan de ahorro depende del perfil de cada persona, de sus necesidades y edad. “Esto es como un traje: no existe una talla única, es a la medida de cada persona”, explica.

¿Qué se debe tener?

Para gastar e invertir bien se debe tener mucha disciplina. Hoy se usa el término fit financiero, pues se trata destinar saludablemente los recursos: qué me gano, en qué gasto y en qué invierto.

La gestión de los riesgos cobra cada vez más importancia en la constitución y administración del patrimonio.

“Lo ideal es hacer un presupuesto, puede ser mensual, pero es más efectivo uno anual”, dice Jaramillo Gómez, ya que todas las personas tienen gastos anuales como impuestos y seguros; semestrales, trimestrales y bimestrales como impuestos prediales, matrículas; mensuales como servicios públicos, telefonía celular; quincenales, semanales y diarios. Planear estos gastos en un presupuesto global permite destinar cada mes un valor similar y evitar desfases.

Jaramillo Gómez aconseja destinar los ingresos mensuales con base en estos porcentajes:

1 Gastos esenciales: el 50% de lo recibido.
Son gastos fijos como arrendamiento, servicios públicos, alimentación, educación y salud.

2 Gastos discrecionales: como máximo el 30% del ingreso. Regalos, donaciones y diversión hacen parte de estos gastos. Son productos o servicios que en una situación económica adversa pueden dejar de realizarse o usarse.

3 Ahorro: como mínimo el 20% de los recursos. Ahorro no es solo guardar dinero en efectivo, es toda destinación para un fin específico y permite forjar un patrimonio. La inversión en un fondo de pensiones, en propiedad raíz o en un fondo de inversión colectiva son ahorros, que a la vez se clasifican en:

a. Previsivo: para una eventualidad.
b. Programado: para cumplir un anhelo momentáneo como un viaje, un artículo de lujo, etc.
c. De cara a la jubilación: una inversión a largo plazo.
d. Propiedad raíz o similares: para ampliar el patrimonio.

Para lograr un ahorro más elevado, la clave es rebajar gastos esenciales y especialmente discrecionales. Mientras más alto el valor del ahorro, mayor debe ser el que se destine a incrementar el patrimonio y a planear la pensión.

Cinco pilares del fit financiero

En un fit financiero se pueden variar intensidades, pero en la toma de cualquier decisión se deben cubrir estos aspectos:

  1. Lo pensional: qué deseo recibir en la jubilación.
  2. Las inversiones: qué ahorro y cómo lo destino.
  3. Lo tributario: el pago justo.
  4. La gestión de los riesgos: qué y cómo asegurarlo.
  5. El patrimonio: el resultado de las inversiones.

Al tener claro qué se requiere en cada uno de estos puntos, es más fácil elegir la mejor forma de invertir los recursos. Pero cuando se tiene un ingreso suficiente y el desempeño no es el esperado, se recomienda conseguir un asesor financiero que ayude a retomar la línea.

Juan David Guerrero, financial planner de Aktiva, dice que “una asesoría se puede buscar desde que comienza la vida laboral o al tener un excedente de recursos para invertir” y agrega que “nunca es demasiado temprano para hacer consultas, inicialmente puede ser en oficinas de atención que no conllevan costo. Luego, al pagar por una asesoría, se debe sacar el mayor provecho de ella”.

Para inversiones y endeudamiento se debe:

      • Conocer cómo distribuye los ingresos y cómo los gasta. El presupuesto sirve para esto.
      • Ser consciente del manejo de las inversiones. No dejar nada al azar.
      • Conocer el nivel de riesgo y elegir la mejor manera de cubrirlo, es decir, definir si necesita un seguro y por qué valor. Aquí incide si tiene hijos, la edad de todos en la familia y las necesidades de cubrir en caso de fallecimiento o invalidez.
      • El nivel de endeudamiento máximo aconsejable es el 50% de los ingresos y tiene que diferenciarse entre el endeudamiento de inversión, en el que se pagan intereses pero el bien se valoriza, y el orientado al gasto, en el que el bien todos los días pierde valor. El primero debe ser máximo un 35% de los ingresos y el segundo no más del 15%.

Etiquetas : AhorroExpertosFinanzas personalesFit financieroGastosIngresosInversión
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario