cerrar
chatbots_01

Son sistemas programados que interactúan con los usuarios en áreas como el aprendizaje, la asistencia personal y el servicio al cliente. Conózcalos.

1Imitan la conversación con un humano: su éxito radica en este aspecto. Quien interactúe con un bot debe sentir que está teniendo una conversación similar a la que tendría con alguien de carne y hueso, por eso estos sistemas deben usar un lenguaje cercano, creado a partir de las necesidades del usuario y de su manera de comunicarse.

2Su programación y modulación: según José Ignacio y Javier Perea, desarrolladores de bots de la compañía española Antakira Software, estos programas funcionan de tres formas: a través de reglas que harán que el bot conteste de determinada manera al usuario, por ejemplo, cada que este dice “hola” o “adiós” el mecanismo le entregará una respuesta estándar. Por medio de sistemas estadísticos que permiten tener una colección de respuestas más amplia y por lo tanto hacen que los bots sean más creativos e impredecibles. Finalmente, existen los sistemas híbridos en los que una fase de la interacción se puede resolver a partir de reglas y la otra a partir de estadísticas. Además, estos son desarrollos modulares, es decir, tienen un módulo de entrada para detectar lo que dice el usuario ya sea escribiendo o hablando en voz alta, un módulo que procesa esta información para generar la respuesta y otro que indica la respuesta por medio de texto en pantalla o de un altavoz.

3El primer bot de la historia: Eliza, desarrollada en 1966 por el profesor de informática del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Joseph Weizenbaum, era una ventana de chat que pretendía recrear una conversación entre un paciente y un sicólogo, así una persona escribía un comentario y el sistema, a partir de la identificación de palabras clave, continuaba la charla haciéndole creer a su interlocutor que estaba hablando con un humano. Cuando Eliza no identificaba ninguna palabra, devolvía la frase en forma de pregunta o exclamación.

4TTambién fracasan: las ventajas de este tipo de sistemas están ligadas al buen uso que los usuarios les den. En marzo de 2016 Microsoft lanzó, a través de Twitter, el bot Tay, una adolescente programada para conversar con jóvenes entre 18 y 24 años. En menos de un día el bot fue apagado por el contenido inapropiado de sus respuestas, entre otros temas Tay dijo estar a favor del Holocausto y “odiar a todo el mundo”. Microsoft culpó a los usuarios por abusar de la capacidad de respuesta del bot e incitarla a publicar este tipo de tweets. La película Her, del director Spike Jonze, mejor guion original de los Premios Oscar de 2014, también habla del riesgo de los bots. En ella un escritor se enamora de su sistema operativo, generando una relación completamente atípica.

5Potencial de los bots: “Conforme aumente la potencia de los bots estos serán capaces de asumir labores más complejas en las que no sea necesario un contacto físico con el usuario. En concreto, se estima que gran cantidad de los servicios que ahora proporcionan los teleoperadores podrán suministrarse mediante estos sistemas”, explican José Ignacio y Javier Perea. Según ellos una de las áreas con más potencial para este tipo de tecnología es la de la salud donde ya se han desarrollado prototipos que ofrecen atención sicológica y que les permiten a los pacientes con enfermedades degenerativas identificar rostros y recordar información.

Bots que te sorprenderán

Alexa de Amazon: es un gadget para el hogar, desarrollado por Amazon, que se activa cuando se dice la palabra “Alexa”. Permite manejar toda la domótica de una casa y además funciona como asistente personal. Este sistema aún no está disponible para América Latina.

Weobot de la Universidad de Stanford: este bot fue diseñado para ayudar a pacientes con depresión. Funciona a partir de conversaciones sencillas que no duran más de 10 minutos.

Carla de Avianca: este chatbot se puede consultar a través de su página en Facebook y brinda ayuda con temas como el check in, la compra de vuelos e itinerarios.

Mitsuko: según el Premio Leobner, que cada año reconoce los bots que mejor imitan la interacción entre humanos, este fue el mejor del 2016 y del 2013. Su sistema aparenta ser una joven de 18 años, con la que se puede conversar de cualquier tema, preferiblemente a partir de frases cortas.

Hablar con Cervantes: es un desarrollo de la compañía Antakira Software, que le permite al usuario tener una conversación con el escritor Miguel de Cervantes Saavedra sobre su vida y obra.

¿Tu compañía ya ha implementado este tipo de sistemas? Cuéntanos tu experiencia.

Etiquetas : BotBot ConversacionalBotsChatbotCortanaServicio al cliente.Siri
Cadena

El autor Cadena

Escribe un comentario